Calor, jornadas de sol y todo el mundo hablando de vacaciones… ¡Y yo aquí en mi oficina en casa intentando terminar con éxito mis proyectos!

Desde luego, si el teletrabajo puede ser complicado, teletrabajar en verano debería considerarse una hazaña a la altura de las gestas de los antiguos héroes, pero no es fácil trabajar desde casa cuando el termómetro no para de subir. ¡Y no digamos si además tenemos que conciliar!

¿Cómo teletrabajar en verano con éxito?

Por mi experiencia, sé que teletrabajar en verano no es imposible y que frente a las dificultades hay que favorecer la flexibilidad y tomarlo todo con calma, adaptándose a las características propias de la estación del calor:

Un horario de trabajo a medida

En invierno quizás sea más sencillo seguir un horario de oficina, pero al llegar el calor, el clásico horario puede convertirse en el peor amigo de la concentración. Desarrollar un horario de verano es una de las claves para teletrabajar en verano con éxito.

Por un lado, se favorece la concentración al adaptarse a horas más frescas, por otro, se trabaja al mismo tiempo que las grandes empresas, lo que agiliza las comunicaciones y mejora el desempeño de tareas.

Adaptarse a los ritmos de concentración

El horario de trabajo de verano favorece la productividad y, además, facilita la comunicación con los jefes si eres un teletrabajador dependiente, o con las empresas clientes, si eres un autónomo. Sin embargo, a la hora de desarrollar proyectos tal vez las horas diurnas no sean las mejores para la concentración.

Desde hace años, el verano es para mí época de trabajar de noche o a primeras horas del día, ya que descubrí que en menos tiempo puedo desarrollar mucho más trabajo. Así, además, puedo dedicar buena parte del día a combatir el calor según métodos tan tradicionales como la piscina o unas vacaciones.

Sin renunciar a Workation

Workation fue uno de los términos que apareció después de la pandemia, y sirve para definir las vacaciones de los teletrabajadores que, al poder trabajar en remoto, pueden desarrollar su trabajo desde cualquier destino vacacional sin dejar de trabajar, pero sin renunciar al trabajo.

Personalmente prefiero disfrutar de unas vacaciones al 100% y en las que el PC se quede en casa, pero es cierto que en algunas ocasiones sí que he aprovechado la movilidad de mi oficina para viajar y seguir trabajando. Después de todo, este es uno de los pequeños privilegios del teletrabajo.

¿Se te hace muy complicado teletrabajar en verano? La clave está en saber adaptarse a las características de los meses estivales para mejorar la productividad y rendir más en menos tiempo. Con un poco de organización no solo es posible ser un mejor teletrabajador, sino que también se puede disfrutar más de lo mejor del verano.