Por @mariaeriver

Mucho leo, muchísimo ojeo y muchísimo más encuentro publicado sobre la alternativa de trabajar en casa como la solución ideal para todos aquellos que no encuentran un trabajo, para todos aquellos que no se sienten realizados con su trabajo o para quienes pasan por una mala racha financiera.

Para todos ellos la solución se presenta en forma de artículos que exponen las maravillas el trabajo en casa. Una solución que, además, puede ser realidad sin abandonar la comodidad del domicilio.

El maravilloso mundo del trabajo en casa: ¡todo son ventajas!

No creo que trabajar en casa sea una mala alternativa. Prueba de ello yo misma, que trabajo desde casa desde hace varios años y sé que, por muchas piedras que se presenten en el camino, es posible inventarse un trabajo desde casa. Pero cuando leo muchos de los artículos que hablan sobre las bondades del trabajo en casa no puedo evitar preguntarme: ¿Cuánto saben realmente sobre la alternativa de trabajar en casa de la que tan ligeramente aconsejan quienes firman los artículos?

la alternativa de trabajar en casa

Lanzar la idea de que trabajar en casa es maravilloso, que es facilísimo encontrar un trabajo para realizar desde el hogar y que todo el mundo puede lanzarse sin miedo. Total, uno está en casa, y no hay nada más seguro que el hogar. Pero, después de dar la idea y, tal vez, de completarla con algunas vagas sugerencias de trabajos o con ejemplos de personas que han triunfado trabajando desde el hogar, ¿qué queda al lector como idea de qué es el trabajo desde casa? Pues eso mismo: la idea de que el trabajo en casa es para todos y, sobre todo, para aquellos que apuestan por triunfar.

La alternativa de trabajar en casa, la de verdad

Todo parecen ventajas y facilidades para los valientes que se deciden a arriesgar su carrera para empezar a apostar por sí mismos trabajando en casa: ¿Qué empresa no va a apoyar a esos emprendedores? ¿Qué familiar no va a aplaudir y alentar a quienes optan por el camino de los triunfadores? ¿Qué jefe no dará facilidades a estos valientes?

Las empresas permiten seguir trabajando desde casa, por cuenta propia o ajena

Algún día hablaré largo y tendido de las circunstancias que me llevaron a plantearme la alternativa de trabajar en casa, resumiendo diré, simplemente, simplemente que, un buen día decidí empezar a funcionar por mi trabajando desde casa, con la promesa de que la empresa para la que trabajaba contaría conmigo periódicamente. Para la empresa todo fueron ventajas porque no estaba pasando por una buena situación, y viendo el percal “elegí” ser freelance, ya que así podía comenzar a trabajar con más de una empresas cliente y conseguir tener ingresos que me permitieran llegar a fin de mes. Simple y llanamente.

A lo largo de estos años he coincidido con personas que trabajan desde casa, muchos como yo, movidos por diferentes circunstancias de sus empresas, un día trasladaron el despacho a casa y se hicieron freelance. A partir de ahí, la historia siempre es la misma: trabajar duro a darse a conocer, y sobre todo, robar muchas horas a Morfeo…

Luego están los “afortunados”, los que son trabajadores por cuesta propia de empresas que ven adecuado que el empleado realice las tareas y funciones de su cargo desde la comodidad del hogar, y desplazándose únicamente una vez por semana hasta la sede de la empresa. Claro que, en este caso, la alternativa de trabajar en casa suele estar relacionada con profesionales que están al cargo de familiares, y es que parece que las empresas siguen prefiriendo tener a los empleados cerquita, salvo casos perfectamente justificados. Y, por supuesto, si hay urgencias en la empresa y se requiere al trabajador en la oficina, las razones de empresa suelen pesar más que las familiares para “los de arriba”.

Ni que decir tiene que, aunque exista la necesidad de tener que cuidar de algún familiar, la alternativa de trabaja en casa dependerá de las tareas propias del empleo. Vamos, que por este lado, ya puedes tener un trabajo en el que pases muchas horas frente a un PC y pocas de cara al público, porque si no, para cuidar de la familia está la excedencia laboral de toda la vida.

Conciliación de vida familiar y laboral

La sombra de que la empresa pueda reclamar a su empleado en cualquier momento para que se persone en la empersa es solo eso, una remota posibilidad, tan improbable que no merece la pena ser mencionada, mucho menos profundizada, en ningún artículo sobre el trabajo en casa.

Además, es un pequeño peso en un plato de la balanza que tiene en el otro la innumerables ventajas de conciliación de vida familiar y laboral. Y bien, es cierto que lo que quien trabaja en casa se ahorra en desplazamientos lo puede dedicar a su familia, como también es verdad que los almuerzos y los ratos de pausa los puede compartir con quien más quiera. Ese es el pequeño privilegio del trabajo en casa.

Porque el resto del tiempo hay que trabajar. Que sí, que queda muy resultona la imagen de la señora – casi siempre son mujeres las que aparecen en las imágenes de agencia de trabajo en casa con niños -, pero la realidad es que trabajo es trabajo y familia es familia. Y quien trabaja en casa sabe que más vale marcar límites pronto.

Ponerse a trabajar por cuenta propia, efectivamente, hablo de emprender desde casa

Claro que emprender dependiendo de una empresa es de cobardes, es como saltar con cuerda, no digamos los “cobardes” que siguen como trabajadores por cuenta de la empresa, esos saltan con cuerda y con red. Que regalamos nuestro esfuerzo a las empresas para las que trabajamos, nuestros mejores años, que pensamos en el bien de las empresas para las que trabajamos y que no tenemos objetivos más altos son algunas de las lindezas que he oído al defender mi posición sobre el trabajo en casa.

Porque lo que hay que hacer es ponerse a trabajar en casa, pero por cuenta propia.

Los artículos que más me hacen reflexionar son esos que, ademas de hablar maravillas sobre el trabajo en casa, ofrecen ideas para emprender y, además, lo argumentan todo con casos de éxito y con nombres propios que ponen cara a esos casos de éxito, eso sí, poco se habla de la formación que estos profesionales tienen o de los años que han “regalado” a empresas para conocer bien el sector en el que ahora son considerados un referente, ya que lo conocen a la perfección, precisamente, porque han iniciado desde abajo y han sabido caminar con paso firme, pero también equivocando el camino y sabiendo retroceder.

Pero, eso no importa, Lo importante es la meta, el destino final, el éxito. Así que: ¿para qué plantearse diversificar los búsqueda de empleo cuando emprender es el camino de los ganadores? Mejor aún: emprender desde casa, porque solo es necesario tener una casa. Después, ideas no faltan, solo es necesario preguntar al motor de búsqueda preferido. Alguna habrá que se adapte a cada perfil.

Alternativa para trabajar en casa

Después de tener claro cuán maravillosa es la alternativa de trabajar en casa, lo único que queda es buscar una idea, y de ideas para trabajar en casa está Internet lleno. ¿El problema? Que por mucho que periódicos, revistas y blogs insistan en que cualquiera con unos mínimos conocimientos puede ser programador, traductor o Community Manager, las empresas aun no se han enterado y siguen buscando a profesionales con formación, experiencia y, muy probablemente, con un portfolio de proyectos que les respalde. Porque, como en el trabajo en casa no siempre se pone cara al trabajador, con algo habrá que demostrar ser una persona de fiar.

Así que, después de búsquedas infructuosas de ideas reales y factibles para trabajar desde casa, pueden ocurrir dos cosas:

La primera de ellas, que acaben cayendo en las garras del marketing multinivel, en el a cambio de una inversión económica o de ceder los propios datos a quién sabe qué empresa y con qué fines, se obtenga una fórmula de ganar dinero a base de engañar a otros, fórmula con la que poco se tarda en comprender que el único que realmente sabe beneficiado es quien inició la pirámide a base de embaucar a incautos. Este trabajo en pirámides multinivel además suele ser preludio para recibir extraños emails de desconocida procedencia en los que se ofrece un trabajo sencillísimo y con ganancias muy sustanciosas, tras los que, en realidad se esconden organizaciones que se aprovechan de personas en busca de oportunidades laborales para blanquear su dinero, haciéndoles parte de una estafa de la que, muchas veces sin saber, se convierten a la vez en víctimas y cómplices.

Más afortunados, o más realistas, los del segundo grupo: los que acaban desistiendo viendo los escasos resultados obtenidos y con la sensación de frustración por no haber logrado alcanzar las maravillas prometidas en la alternativa del trabajo en casa, y cuyo pensamiento más frecuente es: ¿Qué he hecho mal yo para que encontrar trabajo en casa me resulte tan difícil cuando en todas partes leo que es la solución para todos?

Visto así, hasta yo quiero disfrutar de esas ventajas de trabajar en casa de las que tanto he leído. Claro que, teniendo en cuenta que llevo varios viviendo de ello, y que ni soy  ni me identifico con los perfiles presentados por quienes redactan las maravillas de la alternativa de trabajar en casa, igual  yo también debería plantearme en qué me equivocado a ver si la segunda ocasión llena esa idílica vida que yo no disfruto. O tal vez simplemente, sea hora de empezar a hablar de trabajo en casa, pero del verdadero trabajo en casa.

¿Quieres leer más sobre el verdadero trabajo en casa? Puedes hacerlo en Sobrevivir a Trabajar en Casa.